#NosInspira MECHI MADERO: EL ALMA EN UNA FOTO

 

Iniciamos este proyecto, de contar historias que nos inspiran, con una amiga de la casa: Mechi Madero, madre, fotógrafa, ciudadana del mundo y artista de corazón.

No es fácil transmitir con palabras, las sensaciones que se generan al conocer a una persona. Sin embargo, estamos seguros que al leer la historia de Mechi entenderán perfectamente la hermosa energía que dejó en nosotros.

MechiMechi Madero nació en Buenos Aires, en el barrio San Isidro. Como parte de una familia de artistas, no es extraño que haya “nacido con un pincel en la mano” y que hoy, cada una de sus fotos refleje esa innegable sensibilidad por el arte y la estética.

Desde siempre curiosa por reflejar el alma, Mechi estudió grafología, en la búsqueda de entender lo que las personas proyectan de su personalidad en lo que hacen. Así migró luego hacia la moda, para aterrizar finalmente en la fotografía artística, llegando a apasionarse por los retratos de niños.

Al escucharla hablar tanto de su trabajo como de su vida personal, es fácil notar que lo suyo es la familia, dedicarse tiempo de calidad y dejar recuerdos imborrables. Es que cuando su primera hija nació prematura y estuvo internada en cuidados intensivos durante largos 11 días, se dio cuenta que todo puede ir tan rápido y cambiar de golpe, que sintió la necesidad de darle un giro a su estilo de vida.

“Mi mayor alegría son mis hijas, me cambiaron la perspectiva de todo, sobre todo mi hija mayor, Francisca. Ella me enseñó a ser mamá, yo no tenía instinto materno hasta que la conocí. Mi momento más feliz de la vida fue el nacimiento mis hijas” comenta Mechi sobre la importancia de la maternidad en su vida. Una felicidad que complementa perfectamente su marido “tener de compañero a Ezequiel me hace feliz, al irte del país y buscar un camino para la familia es muy importante tener a alguien que sea incondicional con vos, que sea compañero”.

“Acá son puros momentos de calidad, el compromiso lo dejas de lado y somos nosotros 100%, eso para mí no tiene precio; aunque me cuesta que mis hijas crezcan lejos de sus abuelos, eso es matador, pero tratamos de llevarlo lo mejor en familia”

“Acá son puros momentos de calidad, el compromiso lo dejas de lado y somos nosotros 100%, eso para mí no tiene precio; aunque me cuesta que mis hijas crezcan lejos de sus abuelos, eso es matador, pero tratamos de llevarlo lo mejor en familia”

 Así es como hoy, asentada hace más de dos años en Santiago de Chile, donde nacieron sus gemelas de seis meses; se propuso desarrollar el proyecto Mechi Madero Fotografía.

Actualmente, busca complementar su pasión por la fotografía con sus aprendizajes de vida, a través de una nueva iniciativa. “Estoy muy ilusionada con un nuevo proyecto que nació a partir de tener a Francisca en la UCI. Hay tantas familias que no pueden tener un retrato lindo de su hijo, porque no pueden sacarle una buena foto. Estoy entrando en contacto con clínicas y familias que tienen chicos internados, para que puedan tener una experiencia gratificante, lejos de los cables y las cosas feas, y tener en sus manos algo importante para ellos. El recuerdo es algo impagable”.

“Recuerdo la primera foto con Francisca, porque yo la conocí dos días después de nacida. Tengo la foto del momento en que nos estamos conociendo y eso para mí no tiene ningún precio”.

Para Mechi, el camino sigue y los proyectos no paran. Entiende que la vida cambia constantemente y que lo importante es disfrutar el hoy y apasionarte por lo que haces. “Profesionalmente creo aún no llegué al momento máximo, este es un momento muy lindo el que estoy pasando. Creo que en breve va a llegar…”

Para conocer más sobre el trabajo de Mechi Madero y contactarla, entra aquí.

Recommended Posts

Leave a Comment